Nuestros Abogados de Lesiones Personales han representado a cientos de víctimas por mordeduras y ataques de perro. Nos encantan los perros, pero si una mascota se sale de control, el dueño podría ser económicamente responsable de un caso de lesiones por mordedura o ataque de perro. En lo nacional, California es el estado donde más ataques de perro ocurren y Los Ángeles ocupa el primer lugar de todo el estado.

Cuando un perro ataca o muerde a alguien, especialmente a un niño, le ocasiona, a menudo, graves daños físicos y emocionales. Una mordedura o ataque de perro es una experiencia extremadamente traumática, independientemente de la edad, el tamaño o el estado de la víctima. Esto va más allá de las lacerantes heridas físicas y las marcas de las mordeduras sufridas por la víctima. También produce una gran angustia emocional y psicológica. No importa si se trata de un hombre de 250 libras o un niño pequeño, la víctima puede experimentar miedo intenso, ansiedad e inseguridad, y podría desarrollar un prolongado miedo a los perros y a otros animales domésticos. Sin duda, el ataque de un perro es algo muy traumático.

Daños Típicamente Asociados a las Graves Mordidas de un Perro:

  • Contusiones Profundas
  • Fracturas
  • Amputaciones
  • Graves lesiones en la cabeza y la cara
  • Heridas emocionales a largo plazo
  • Cicatrices Permanentes y Desfiguración
  • Sufrimiento Emocional y Psicológico
  • Lesiones en los Nervios
  • Humillación y Vergüenza
  • Deterioro o pérdida de capacidad para utilizar las manos, brazos, pies y piernas
  • Gastos médicos, cirugía plástica, rehabilitación y terapia física
  • Pérdida de ingresos y dolor extremo

Responsabilidad

Cuando se trata de mordeduras y ataques de perros, la legislación de California contempla algo conocido como “ley de responsabilidad estricta”. Esto significa es que los dueños son responsables de las acciones de sus mascotas. La Sección 3342 del Código Civil de California establece: “El propietario de cualquier perro es responsable de los daños sufridos por cualquier persona que sea mordida por el perro mientras esté en un lugar público o legalmente en un lugar privado, incluyendo la propiedad del dueño del perro, sin importar la agresividad previa del perro o el conocimiento del dueño de dicha agresividad”. También ha habido varios casos recientes en California donde los tribunales han confirmado las demandas por lesiones personales contra los propietarios que han permitido que un inquilino tenga un peligroso perro en sus instalaciones.

Las víctimas pagan un alto precio físico y financiero como resultado del ataque de un perro. El dueño, y posiblemente otras partes involucradas, deben rendir cuentas y compensar a la víctima. Los amos deben hacerse financieramente responsable de las lesiones, daños y pérdidas sufridas por las víctimas heridas. En los casos de mordeduras, los afectados pueden pedir una indemnización por gastos médicos, salarios perdidos, hospitalización, rehabilitación, costo de las cirugías, lesiones permanentes, dolor y sufrimiento, y angustia emocional. Muy a menudo, la póliza de seguro del propietario de la vivienda y dueño del perro cubre mordeduras y ataques de perros. La mayoría de las pólizas ofrecen una cobertura de entre $100 000 y $300 000, y los dueños cuentan, en muchos casos, con una cobertura adicional de hasta varios millones de dólares.

¡Los abogados de mordeduras de perro de Kuzyk Law pueden ayudarlo!