Los Casos de Resbalones y Caídas surgen de algo conocido como “responsabilidad del establecimiento”. Este término hace referencia a la responsabilidad que tienen los propietarios y sus inquilinos de proporcionar condiciones de seguridad para los visitantes, trabajadores y residentes. Bajo la ley de responsabilidad del establecimiento, los propietarios de California pueden ser considerados responsables financieramente por accidentes de resbalones y caídas y otros accidentes y lesiones que se produzcan en sus instalaciones.

Bajo la ley de California, el dueño de una propiedad, que podría ser tanto un centro comercial como un edificio de oficinas, un edificio de viviendas u otro inmueble, debe de tomar medidas razonables para mantener el lugar seguro para las personas que vienen a dicho inmueble. Por ejemplo, los propietarios deben inspeccionar periódicamente sus edificios y garantizar que son seguros para los visitantes, arrendatarios y/o invitados. Todos los propietarios de California deben actuar con el mismo cuidado que otras personas razonablemente prudentes en las mismas circunstancias. Por lo tanto, los propietarios pueden ser responsables de un resbalón y caída u otro accidente como resultado directo de la falta de condiciones razonables de seguridad.

Casi siempre hay una excelente cobertura de seguro para pagar a las víctimas por las reclamaciones de un resbalón y caída, u otro accidente.

El factor clave en la demostración de la culpabilidad en un caso de responsabilidad del establecimiento consiste en determinar si el dueño de la propiedad, o el inquilino, tenían un conocimiento real de la condición peligrosa. Los dueños de propiedades que no inspeccionen adecuadamente sus edificios pueden ser considerados responsables por no cumplir con su deber de revisar o dar mantenimiento a sus edificios correctamente. Esto se consigue demostrando que la situación peligrosa no fue inspeccionada en un plazo razonable de tiempo. También, muy a menudo, un propietario o inquilino recibe quejas acerca de una condición peligrosa o de riesgo en su propiedad. Si no aborda el problema, reforzando la seguridad de su inmueble, el propietario y/o inquilino podrían ser considerados responsables de que esta condición cause una lesión personal más adelante.

Hay todo tipo de casos de resbalones y caídas, y de responsabilidad del establecimiento. Las víctimas pueden sufrir lesiones devastadoras como resultado de caerse de escaleras rotas, deslizarse sobre superficies mojadas, ahogarse en una piscina, quemarse en un incendio o una explosión, sufrir heridas por culpa de vidrios rotos, ser mordidos por un perro, sufrir lesiones por el derrumbe de un techo o ser asaltados debido a la falta de seguridad. En cualquier tipo de espacio abierto pueden existir condiciones peligrosas. En centros comerciales, tiendas de comestibles, edificios gubernamentales, instalaciones comerciales, teatros, apartamentos e incluso casas particulares suelen ocurrir incidentes devastadores.

Muchos casos de responsabilidad del establecimiento se relacionan con accidentes por resbalones y caídas. Estas situaciones ocurren cuando la víctima tropieza o cae debido a una condición peligrosa en las instalaciones, como, por ejemplo, una superficie resbaladiza o húmeda (especialmente si no está señalizada) un pavimento o una calzada irregular, obstrucciones u obstáculos, la caída de objetos u otras condiciones peligrosas. Un accidente de este tipo puede dar lugar a lesiones que incluyen esguinces, distensiones, desgarros, huesos rotos, fracturas, traumatismo craneoencefálico y lesiones de la médula espinal. Muchas de estas lesiones ocasionan imposiblidad para trabajar, hospitalización prolongada, cirugías complicadas, terapia física, cuidados quiroprácticos, rehabilitación, dolor y sufrimiento, y una serie de pérdidas relacionadas. La ayuda financiera para hacer frente a estas lesiones y daños puede estar disponible si la víctima es capaz de probar que la negligencia del propietario o administrador contribuyó al accidente.

Si usted es una víctima que ha sufrido una lesión debido a la responsabilidad del establecimiento, debe consultar a un abogado de lesiones personales de inmediato. Así podrá proteger sus derechos.