Las lesiones por quemadura se cuentan entre las lesiones más traumáticas que uno se pueda imaginar. Las víctimas de lesiones por quemaduras suelen experimentar, por el resto de sus vidas, algunos de los tratamientos más dolorosos, además de sufrir, como resultado, de cicatrices físicas y emocionales. Las devastadoras marcas físicas son un doloroso y permanente recordatorio del trágico accidente que ocasionó las graves lesiones. En estos casos, es común que las víctimas padezcan de Trastorno de Estrés Postraumático, el cual requiere de un tratamiento que se puede extender por años e incluso por el resto de su vida.

Los principales efectos asociados con lesiones por quemaduras incluyen

  • Cicatrices permanentes debido al daño en el tejido de la piel
  • Daños en el sistema nervioso
  • Desfiguración y deformidades cosméticas
  • Múltiples cirugías reconstructivas y reparadoras
  • Incapacidad para sudar o transpirar de manera eficiente
  • Pérdida de extremidades debido a amputaciones relacionadas con las lesiones
  • Incapacidad para regenerar la piel
  • Hipersensibilidad al calor, frío o a la luz solar
  • Trauma emocional y psicológico de por vida
  • Debilitante miedo y sufrimiento emocional
  • Elevados gastos médicos

La dura realidad de las lesiones por quemaduras es que la mayoría de estas se pudieron haber prevenido en su totalidad. Por desgracia, las víctimas de quemaduras tendrán que vivir el resto de sus vidas sometidos a tratamientos médicos, rehabilitación y cirugías. El impacto financiero podría ser devastador para usted y su familia.